Modelos cristianos de liderazgo y ministerio práctico [TIM KELLER]

¿Qué queremos decir cuando llamamos a alguien “Ministro”?
Piensa en los tres “oficios” principales en la historia de Israel: el profeta, el sacerdote, y el rey. Estos tres roles prefiguraron a Jesucristo: el perfecto profeta, sacerdote y rey. También apunta al ministerio de la Iglesia, ya que nosotros continuamos el ministerio iniciado por Jesús (Hechos 1).
Pero hay otra aplicación de los tres oficios del ministerio: El ministro Cristiano o pastor. Examinemos estos tres aspectos del liderazgo Cristiano más a fondo.
ASPECTO PROFÉTICO – COMUNICADOR
A. PREDICADOR PÚBLICO (EN PALABRA Y SACRAMENTO)
Esto significa declarar el evangelio en el contexto de la adoración pública a través de la predicación pública y de la guía en la adoración.

(1) PREDICACIÓN BÍBLICA.
Informar a la gente con la verdad. Declarar el mensaje de Dios, sin dar tu propia lectura del mismo.
Tienes que buscar discernir el mensaje del texto.
-Los Sermones tienen que estar centrados en el texto para ser exactos.
-Los Sermones tienen que estar centrados en Cristo para llegar a las vidas completamente.
-Los Sermones tienen que estar centrados en el evangelio para ser transformadores.

(2) PREDICACIÓN EXISTENCIAL.
Tocar la gente por el Espíritu. La meta no es simplemente dar información, sino llevar a las personas a un verdadero encuentro con Cristo. Esto implica predicar desde tu propio corazón apuntando a tocar los corazones de los oyentes.
-Contundente como un profeta
-Cálido como un sacerdote
-Lleno de gozo y elevado como un rey

(3) PREDICACIÓN PRÁCTICA.
Tu meta no sólo apunta a informar la mente y a encender las emociones, sino a cambiar la manera de vivir de la gente. No solo eres un profeta/profético o un sacerdote profético, ¡también eres un profeta Real! Por esto los sermones son –
-Intuitivos en vez de ser obvios
-Vívidos y no desabridos
-Concretos en lugar de ser abstractos
B. PERSUASOR PRIVADO (EN LAS RELACIONES PERSONALES)
La Palabra no solo se aplica en la adoración pública sino también en privado e individualmente. ¡Esto requiere un amplio conjunto de habilidades!
Tienes que evangelizar no creyentes, porque tanto dentro como fuera de la congregación el ministro conocerá no-creyentes que necesitarán ser persuadidos y alcanzados a la fe.

Discipular (especialmente a los nuevos) creyentes. Los cristianos necesitan ser persuadidos (e instruidos en el cómo) para poder crecer en la gracia. El discipulado puedo sobreponerse al trabajo pastoral, especialmente brindando dirección espiritual, pero tiene un contenido cognitivo aun mayor.

Es mentor de líderes. La última categoría de personas que necesitan instrucciones muy personalizadas en escenarios informales son los líderes – tanto los laicos como aquellos que forman parte del equipo de trabajo. Necesitan contenido pero debe ser dado con mucha interacción y “validación”.
C. EDUCADOR GRUPAL (DE GRUPOS ESPECÍFICOS QUE FORMAN PARTE DE LA IGLESIA.)
El ministro también es un educador que debe considerar las necesidades educativas de los diversos tipos de grupos y pueblos que integran la iglesia. El número de grupos es extenso, pero la educación siempre debe ser balanceada:
• En conocimiento – La educación debe estar basada y crecer en doctrina Bíblica y creencias.
• En ser – La educación debe buscar formar y moldear el carácter Cristiano reconociendo que buscamos sabiduría, no solo información.
• En hacer – La educación debe estar extremadamente relacionada con la vida, y no solo orientada hacia lo estrictamente académico. La Teología debe llevar a la práctica.
PREGUNTAS PARA REFLEXIONAR:
P1: ¿Qué tipo de ministro profético eres?

P2: ¿Cuál es tu mayor fortaleza en esta área?
P3: ¿Qué aspecto necesita mayor desarrollo?
ASPECTO SACERDOTAL – PASTOR
A. ES UN DIRECTOR ESPIRITUAL PRO-ACTIVO EN EL CRECIMIENTO DE LA GENTE.
Esto no tiene tanto que ver con el contenido de la enseñanza (como en el caso del discipulado) o con el trabajo sobre un área específica (como en la consejería). Básicamente consiste en ayudar a las personas a que se “desenganchen” de los problemas para estar motivados y crecer aceleradamente.

“Nay-saying” (“Decir No”) (cf. E. Peterson) o amonestar. Parte de la dirección espiritual consiste en desafiar y confrontar los comportamientos equivocados. Sugiero que para ser efectivo en esto es necesario:
• Razonar – No puedes decirle a una persona “¡basta de hacer eso!” tienes que explicar y razonar junto a la persona con mucha calma hasta que se de cuenta de que se ha engañado a sí misma.
• Estar de su lado – No puedes amonestar a una persona simplemente para sacarte las ganas de castigar o decir lo que piensas. Todo lo que hagas debes hacerlo mostrándoles que verdaderamente quieres lo mejor para ellos.
• Contexto – No puedes amonestar a alguien a cualquier hora y en cualquier lugar es necesario que el contexto sea el apropiado para que el consejo tenga una alta posibilidad de éxito.

Aplicando a Cristo y renovándonos a través de las dinámicas de Renovación Espiritual Individual. Esto consiste en ayudar al individuo a ver que “se están perdiendo del evangelio” en lugar de decirles que no se han esforzado lo suficiente. Comprende:
• Ayudarles a reconocer en qué modos en particular la auto-salvación está operando en sus vidas.
• Ayudarles personalmente a basar sus vidas en lo que Cristo hizo por ellos en lugar de en algún ídolo. Esto es ir más allá del reconocimiento del problema para llegar al arrepentimiento y al gozo.
• Ayudarles a reacomodar sus vidas a la luz de todo esto y a que rindan cuentas de su evolución.
Proveer-perspectiva. Esto significa clarificar ayudando a las personas a poner nuevamente a Dios en sus vidas, para que puedan ver lo que están haciendo o lo que pueden llegar a hacer.
“¿En dónde habla Dios sobre esto? Miramos hacia “arriba” – buscamos en las Escrituras lo que está sucediendo para tener la perspectiva de Dios.
“¿En qué manera esto me ayuda a crecer?” Miramos hacia “adentro” – buscamos en la persona para ver en qué manera Dios puede estar usando aun las cosas difíciles para llamar nuestra atención o para que crezcamos.
“¿Es posible que mi modo de pensar esté equivocado?” Miramos hacia “abajo” humillándonos para recordar que nuestros caminos no son los caminos de Dios.
B. ANIMAMOS Y ESTAMOS PRESENTES CON QUIENES ESTÁN HERIDOS.
Este es el menos “enérgico” de los tres aspectos del pastoreo. Aquí algunas veces nos quedamos en silencio completo pero siempre respondemos a las afirmaciones de las personas y a sus necesidades en lugar de hablar, contar y dirigir. Esto incluye:

• Dirección a través de la oración. El ministro puede orar con aquellos que sufren para darles la sensación de ser llevados a la presencia de Dios.
• Compartir el dolor. La habilidad pastoral de consolar es altamente apreciada pero no es medible – es una función que tiene que ver con quienes somos mas que con lo que hacemos.
• Conectar a las personas. Esta es la habilidad pastoral de incorporar a las personas en la comunidad, relacionando y conectando a la persona herida con quienes creamos que corresponde.
C. CONSEJERO QUE SOLUCIONA LOS PROBLEMAS ESPECÍFICOS DE LAS PERSONAS .
La “Consejería” combina animar, dar dirección espiritual, y hasta discipular – funciones que ya hemos cubierto. Lo que distingue la consejería es que generalmente está enfocada en un problema específico o en un grupo de problemas. Entonces, lo que hace que un consejero sea efectivo, no consiste en las habilidades ya mencionadas sino en una balance de tres habilidades personales:

Hablar con sabiduría, lo que Aristóteles llamó el aspecto persuasivo “Logos” de la persona. La habilidad de saber qué decir y cuándo decirlo.

Tener un oído sensible, lo que Aristóteles llamó el aspecto persuasivo “Pathos” de una persona. La habilidad de comunicar que comprendes a la persona y que te preocupas por ella.

Ser un modelo atractivo, lo que Aristóteles llamó el aspecto persuasivo “Ethos” de la persona. En tu propia vida, aun mientras interactúas con la gente, eres un modelo de lo que a ellos les falta, de esta manera podrán entenderte y respetarte lo suficiente como para que te escuchen.

P4: ¿Qué tipo de ministro sacerdotal eres?
P5: ¿Cuál es tu mayor fortaleza en esta área?
P6: ¿Qué aspecto necesitas desarrollar?
ASPECTO REAL – LÍDER
A. ESTABLECER LA VISIÓN
El primer rol de un líder es “dar visión” – brindar un claro sentido de dirección y de movimiento hacia una determinada dirección al cuerpo que se está guiando. Esto conlleva:
(1) ARTICULAR EL FUTURO
Renovar las personas usando las dinámicas comunitarias de renuevo. Puede ser que tengas una visión muy atractiva pero que no tengas gente con el nivel espiritual necesario para llevarla a cabo.

Contextualizar el ministerio en la comunidad. Puede ser que tengas una visión clara, y muchas personas renovadas listas para ir, ¡pero es posible que no tengas una visión que encaje con ellos!
B. EDIFICADOR DE UNA COMUNIDAD
El segundo rol de un líder es el de edificar una comunidad de personas que puedan trabajar en conjunto para poder avanzar. Un grupo de personas solo puede “viajar” hacia una magnífica visión si forman una verdadera comunidad. Esta enorme tarea incluye:

• Compartir creencias – Una comunidad debe tener creencias en común. Esto se desarrolla a través del estudio, de la adoración y de testificar juntos.

• Compartir historias – Una comunidad tiene que tener personas que hayan compartido las historias de sus vidas mutuamente. Esto implica desarrollar las prácticas de “los unos a los otros”, especialmente el apoyo mutuo, la amonestación, y el ministerio de la reconciliación.

• Compartir la vida – Una comunidad se convierte en una “clase” o en un “club” a menos que las personas compartan múltiples actividades y diversas en al vida real. Esto implica compartir comidas, compartir dinero y posesiones, y compartir tiempo – no una semana sino años. Lograr que las personas permanezcan juntas en un lugar forma parte de la edificación de la comunión y por lo tanto del buen liderazgo.

P7: En la sección anterior, Keller escribe “Una comunidad debe tener personas que hayan compartido la historia de sus vidas personales los unos con los otros.” Para que tu gente haga esto, antes tienes que haberlo hecho tú. Comienza escribiendo una historia de tu vida en dos páginas. Lo importante en esta historia no es en donde viviste o a que escuela fuiste, etc (aunque estas cosas son importantes), sino cuales fueron tus momentos buenos y malos – los eventos que moldean el corazón. Las historias – particularmente cuando entramos en los detalles – “nos hace pasar de la cabeza la corazón”. Nota: Regresaremos a la historia de tu vida y agregaremos mucho más en el Módulo 12.
C. GERENTE
El tercer rol de un líder tiene que ver con el día a día, y apunta a que todo lo que hemos analizado anteriormente se lleve a cabo. Para algunos, esta es la parte más aburrida del ministerio, pero la palabra “ministro” viene de la palabra “administración”, y esto denota su importancia. La administración requiere:

(1) “CATALIZAR”. Ser capaz de motivar a las personas continuamente para que logren alcanzar las metas establecidas.
(2) “OBRAR”. Ser capaz de rutinariamente mantener la moral y el ánimo arriba, afirmando y manteniendo el paso.
(3) “ORGANIZAR”. Ser capaz de identificar y ubicar estratégicamente a las personas en el trabajo correcto de acuerdo con sus dones.
Nota: Esta análisis es abrumador. Sería mucho más fácil si el trabajo solo incluyera enseñar y predicar dejando el resto a los demás. ¿Por qué hacemos un análisis tan extenso?
Una razón por la cual hacemos esto es porque nos fuerza a dejar de pensar en los términos del súper-pastor. Sé que en el cuerpo del texto me referí al “ministro” como a un único individuo capaz de hacer todo esto con dichas habilidades. Pero al comienzo del bosquejo denominé a este análisis “el ministerio de la Palabra” – lo cual significa que estas tareas son parte del ministerio de la Iglesia. Siempre será necesario un equipo de personas para llevar a cabo todo esto sobre la base de una entera congregación. El equipo está formado por ministros ordenados y muchos laicos con los apropiados dones del “ministerio de la Palabra” como maestros y líderes de grupos pequeños. En las iglesias grandes esto implica un equipo de ancianos Maestros y de un staff full-time.
Así que, aunque un ministro de la Palabra puede hacer todo esto – el pastor principal o el único ministro ordenado es a) el responsable ante Dios de coordinar que el ministerio de la Palabra funcione efectivamente, y, b) la persona más entrenada para darse cuenta si el ministerio de la Palabra está siendo realizado efectivamente. La comprensión del ministerio de la Palabra nos fuerza a pensar en términos de comunidad, equipo ministerial, y ministerio de los laicos. Socava el “clericalismo”.
Una segunda razón es que nos muestra por qué muchas iglesias no se parecen en nada, y por qué los ministros de la Palabra tampoco se parecen. Es simplemente imposible que todo ministro tenga suficientes dones y pasión como para ser igualmente efectivo en todas las áreas. Como notamos anteriormente, un ministro sabio reconocerá sus “vacíos” y procurará tener: a) un equipo , y, b) crecer en gracia y madurez para poder llenar esos vacíos. Pero aun después de haber hecho esto, todavía existen numerosas formas a través de las cuales cada ministro personalmente y toda iglesia en particular, tendrá “asimetrías” que resultarán en “modelos” diferentes de iglesia y de ministerio. No debemos insistir en que todos trabajen en base al mismo modelo.
P8: ¿Qué tipo de ministro Real eres?
P9: ¿Cuál es tu mayor fortaleza en esta área?
P10: ¿Qué aspecto necesitas desarrollar más?

Un comentario de “Modelos cristianos de liderazgo y ministerio práctico [TIM KELLER]

  1. A quien corresponda
    Yo no estoy de acuerdo con esto
    Porque es basado en pensamientos de hombres
    Donde esta los versiculos de la biblia?
    Y que me dicen del testimonio del pastor ?
    Dios tuvo misericordia de mi y me saco de esa enseñanza vivia un cristianismo light.SABEN DEBEMOS ORAR MUCHO Y HACER SU VOLUNTAD DE DIOS y no quitarle la gloria a mi DIOS dejar de llamarnos ministros reverendos etc…MEJOR ORAR y mi DIOS HARACSU PARTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *